viernes, 26 de octubre de 2012

La Matriz de Posición Competitiva como herramienta de diagnóstico.




En un post anterior hablaba de la matriz DAFO y de cómo ésta nos puede ayudar a sintetizar los resultados obtenidos en un análisis de situación, se trata de una gran herramienta para realizar un adecuado diagnóstico.

ver:


En este caso voy a comentar algunas pinceladas de otra herramienta muy útil para realizar un diagnóstico. Se trata de la matriz de posición competitiva.

Esta matriz tiene en cuenta 2 variables:     
  • Atractivo del mercado: Estudiaremos si se trata de un mercado en crecimiento o no, si hay muchos o pocos competidores, si los márgenes de contribución son altos o bajos, etc.      
  • Posición competitiva de la empresa: En donde valoraremos nuestra cuota de mercado en relación con el resto de competidores, si  tenemos una buena posición relativa en costes, si contamos con los mejores recursos tecnológicos, si nuestra imagen es mejor o peor que la de nuestros competidores, cuáles son nuestros elementos diferenciadores, etc.

Se trata de seleccionar, valorar y enfrentar, por tanto, los resultados obtenidos en un análisis de situación previo. El apartado “atractivo del mercado” vendría a contener muchas de las conclusiones obtenidas en lo que llamamos análisis externo, mientras que la “posición competitiva” recogería los resultados obtenidos en el análisis interno.

En el gráfico podemos ver como tenemos ubicadas cuatro posibles líneas de productos.  El tamaño de cada una depende de su importancia para la empresa en función de, por ejemplo, su aportación a la facturación total. Algunas de las directrices estratégicas que podríamos obtener de la observación de dicho gráfico son:
  •   Línea de productos 1: Se trata de un mercado atractivo  aunque nuestra posición competitiva es baja. Además aporta poco a la facturación total. Son productos “interrogante” y deberíamos llevar a cabo una selectividad oportunista.
  •  Línea de productos 2: Asignar los recursos con prudencia y estudiar la posibilidad de intentar desplazar hacia la derecha de manera que mejoremos nuestra posición competitiva a través de una adecuada segmentación.
  • Línea de productos 3: Ubicada en una situación privilegiada, deberíamos darle prioridad en la asignación de recursos y realizar un esfuerzo en inversión y crecimiento (productos “estrella”)
  • Línea de productos 4: Se trata de un mercado con poco atractivo y en donde nuestra posición competitiva es baja. Según el gráfico es la línea que más aporta a nuestra facturación y la que más riesgo tiene. Se debería estudiar una desinversión para destinar esfuerzos a productos prioritarios.
 La matriz de posición competitiva puede utilizarse para tomar decisiones  sobre productos o marcas de la empresa y también para decidir sobre qué actividades son las más o menos interesantes para la misma.



1 comentario:

  1. la verdad me sirve,pero el tema es muy complejo a la hora de aplicarlo a un modelo de negocio

    ResponderEliminar